28 mayo, 2018

Recuperación de la rinoplastia

Para la recuperación de la rinoplastia, la primera recomendación es tener paciencia. La nariz y la cara al comienzo están hinchadas y doloridas. Después de una cirugía de rinoplastia, parte del proceso de recuperación consiste en quedarse en cama con la cabeza elevada durante las primeras 24 horas. La cara se sentirá hinchada, pero el paciente no sentirá dolor alguno, ya que, el cirujano le dará medicamentos para controlar cualquier malestar.

La inflamación y los moretones llegarán a un pico a los dos o tres días, pero se pueden disminuir aplicando compresas frías. La pérdida de sangre excesiva es común durante los primeros días de la recuperación de la reparación de la nariz y se le pedirá que no se suene la nariz durante aproximadamente una semana.

 

Siempre es primordial buscar que tu Cirujano Plástico sea Certificado para que se ajuste a sus necesidades en relación con su reparación de la nariz. La recuperación de la rinoplastia transcurrirá con más tranquilidad y los resultados le gustarán mucho más si elige un cirujano capacitado, atento, altamente cualificado, y sigue cuidadosamente las instrucciones posoperatorias de la rinoplastia.

 

Aún finalizada la operación, no está hecho todo el trabajo. Para conseguir un buen resultado, durante el postoperatorio es imprescindible que sigas al pie de la letra los consejos y recomendaciones de tu cirujano:

  • Debes tomar los medicamentos que te indique el doctor, normalmente analgésicos y descongestionantes.
  • No debes realizar actividades que requieran contacto o esfuerzo físico hasta que te lo indique tu cirujano.
  • Debes intentar hablar lo menos posible y, en la medida de lo posible, evitar reír, llorar o gesticular con la cara durante los primeros días.
  • Durante los primeros días debes comer alimentos que no estén muy calientes y no requieran masticar mucho.
  • No puedes tomar bebidas alcohólicas durante dos semanas.
  • No puedes fumar durante los primeros meses, ya que, dificulta la cicatrización. Esto incluye también evitar ser fumador pasivo en la medida de lo posible.
  • Puedes asearte y ducharte sin mayor problema, siempre que mojes la zona alrededor de la nariz. Para lavarte la cara es recomendable hacerlo con agua fría, también sin mojar la zona de la nariz.
  • Para dormir deberás hacerlo con la cara hacia arriba, nunca de lado o con la nariz directamente sobre la almohada.
  • Si tu médico lo autoriza, puedes colocarte las lentillas ya en los primeros días, pero en el caso de llevar gafas deberás hacerlo con mucho cuidado durante las primeras semanas.
  • No deberías tomar el sol durante los primeros meses. Es más, siempre que sea posible deberías evitar el sol, el viento y el frío durante unos meses.
  • Deberías evitar sonarte la nariz para mejorar la cicatrización. Si tienes que estornudar, intenta hacerlo con la boca abierta.

La pieza clave es el diagnóstico y por esto es de suma importancia que acudas con la Dra. Grissel Mayen Silva para poder ver lo que necesitas en particular.

Siempre se realiza la cirugía uniendo la parte estética con la parte funcional y en la misma cirugía podemos mejorar la respiración.