21 marzo, 2018

Recomendaciones para una buena recuperación

¿Qué es un postoperatorio?

El postoperatorio se divide en dos partes: el inmediato y el mediato. El primero empieza una vez concluye la cirugía; abarca las seis horas siguientes, pero puede prolongarse, dependiendo del caso, hasta 36 horas. El paciente es conducido a una sala de recuperación postquirúrgica, donde se controlan sus constantes vitales (conciencia, frecuencia respiratoria, presión arterial y pulso) de forma continua.

El mediato equivale al periodo que transcurre desde que el paciente ha sido llevado a la habitación o sala (24 a 48 horas después de la operación) hasta el día en que es dado de alta. Durante este periodo se controlan las constantes vitales en forma más espaciada y se debe restablecer el tránsito intestinal y reiniciar la alimentación normal por vía oral.

 

Algunas pautas básicas para una buena recuperación son:

  • No destape la herida durante las siguientes 48 horas después de la cirugía.
  • Cuando el médico lo autorice, lave las heridas todos los días con agua y jabón.
  • Trate de no rascarse ni tocarse la herida; mucho menos, de manipularla, retirar puntos o drenar.
  • No se aplique medicamentos ni ungüentos que no le haya ordenado su médico. En la clínica ya se encargan de minimizar los dolores y que sean simples molestias o incluso que no sientas ninguno. Aún así tu cirujano puede prescribirte una serie de medicamentos, por lo general orientados a evitar infección y a eliminar dolores.
  • Si le recetaron antibióticos, debera tomar en la cantidad, en los horarios y por el tiempo indicado.
  • Zumos y agua: En la clínica van a darte la comida y bebida durante los turnos de comida y cenas, pero tras la anestesia algunos pacientes sienten sed, y es bueno rehidratar el cuerpo cuanto más mejor. Es por ello que siempre es bueno llevar zumos y agua, o bebidas isotónicas. Y que tengas unas cuantas de esto en casa. Recomendamos beber pocas cantidades muchas veces, aunque no apetezca.
  • Mallas, sujetadores, materiales prescritos por el cirujano: Aunque parezca una obviedad, si tu cirugía plástica requiere llevar algún tipo de material por un tiempo (que te da el propio cirujano), como por ejemplo un sujetador especial en el caso del aumento de mamas, debes seguir las indicaciones al pie de la letra. No sólo garantizan un resultado óptimo sino que evitarás además todo tipo de complicaciones.
  • Cremas hidratantes con factores de protección SPF 50 o más: En caso de llevar cicatrices en zonas visibles, has de protegerlas con la mayor protección solar del mercado. Compra de antemano cremas de calidad que puedes encontrar en farmacias.
  • Cómodos camisones o pijamas de algodón de repuesto: puede parecerte absurdo, pero un cambio de ropa respecto a la que llevas el día de la operación, un camisón suave o unos pijamas nuevos o recién lavados de algodón, te aportarán una sensación de bienestar y frescura.
  • Nube de cojines y almohadas en tus áreas de recuperación: en casa, en tu sofá o en la cama, si te vas a echar o sentar, acomódate de la mejor manera posible, transforma tus zonas de descanso en los lugares más cómodos de la casa y evita zonas de corrientes y cambios bruscos de temperatura.
    Con todos estos consejos más 70%  de paciencia y 30% de buen humor, harás del postoperatorio de tu cirugía plástica un lugar mucho más cómodo y feliz. Sobre todo ¡paciencia para ver y disfrutar de los resultados finales con el tiempo!