9 junio, 2018

¿Qué es la dermoabrasión?

La dermoabrasión es una técnica que se utiliza para mejorar la apariencia de la piel, eliminando las capas más superficiales, trabajando el área a tratar con instrumentos quirúrgicos.

Este tratamiento suaviza y elimina las asperezas e irregularidades de la piel dándole un mejor aspecto.

 

Muchas veces se utiliza la dermoabrasión en casos de existencia de cicatrices o marcas dejadas por acné, accidentes, cirugías e incluso se utiliza para eliminar líneas de expresión, como por ejemplo las que se producen alrededor de la boca.

La dermoabrasión puede ser aplicada en pequeñas áreas de la piel o en toda la cara y también puede utilizarse como un complemento de otro procedimiento como el de rejuvenecimiento facial o peeling químico.

Si bien hombres y mujeres de todas las edades pueden beneficiarse con la dermoabrasión, existen ciertos factores a tener en cuenta: por ejemplo, las personas mayores tienden a recuperarse más lentamente, o las personas que tienen piel oscura corren un riesgo mayor de sufrir una decoloración o enrojecimiento de la piel.

 

Además, si la persona sufre de acné, y está en una etapa activa de la enfermedad, los cirujanos deciden no realizar este tratamiento por el riesgo de infección. Lo mismo sucede si la persona tiene quemaduras por radiación o un procedimiento químico previo que ya ha removido las capas superficiales de la piel, como un peeling.

 

La cirugía de dermoabrasión se puede realizar en el consultorio del médico o en el hospital, depende de la cantidad de áreas a tratar. El procedimiento se realiza con anestesia local y sedación para minimizar la incomodidad que pueda ocasionar.

La dermoabrasión se realiza en forma relativamente rápida, puede tomar desde unos minutos hasta una hora y media, dependiendo del tamaño de la superficie afectada. Es muy común que se requiera más de un tratamiento.

El tratamiento consiste en pasar un cepillo eléctrico duro que contiene una punta de diamante retira la capa más superficial de la piel.
Después del tratamiento, la zona podría quedar enrojecida o irritada, pudiendo sentir algo de ardor o picazón en el área. La recuperación total de la zona y la desinflamación llevará 2 semanas de tiempo.

Si bien en un par de semanas la persona está totalmente recuperada, puede llevar un par de meses que desaparezca el color rosado de la piel tratada.

Lo más recomendable es acudir con un Cirujano Plástico Certificado como la Dra. Grissel Mayen Silva para que te hagan un examen previo y te recomienden el mejor procedimiento para ti!