16 julio, 2018

¿Por qué se caen los párpados?

El origen del párpado caído (denominado ptosis) puede deberse a enfermedades musculares, traumatismos, abuso de lentes de contacto -principalmente de las lentes rígidas- o debilitamiento del músculo elevador del párpado superior por el envejecimiento. En ocasiones, su origen proviene desde el nacimiento debido a un desarrollo muscular anómalo durante el embarazo.

Los problemas tanto visuales como estéticos por los párpados caídos son fácilmente corregibles por la Dra. Grissel Mayen Silva, especialista en cirugía plástica y reparadora ocular, debido a que trata todo tipo de alteraciones y patologías palpebrales, incluyendo los cambios ligados al envejecimiento ocular.

Hay que aclarar que al caerse el párpado, aunque en un principio podamos pensar que se trata de un problema estético, también tiene como consecuencia la reducción del campo visual y la alteración de la capa lagrimal.  También existen otras alteraciones palpebrales como son el párpado evertido hacia afuera, a lo que denominamos ectropión, y el párpado invertido hacia adentro, denominado entropión. Estas dos últimas variedades pueden provocar irritaciones, lagrimeo o úlceras corneales.

Algunos pacientes refieren sensación de pesadez en los párpados caídos y sienten como a medida que avanza el día, más y más pesadez hasta que prácticamente se queda una pequeña hendidura palpebral que les permite la visión. Por lo tanto, al reducir el exceso de piel y/o grasa palpebral, no solo estaremos mejorando el campo visual del paciente sino que aliviaremos esa sensación de fatiga en el párpado superior.

La blefaroplastía

Un exceso de piel en el párpado superior puede dar un aspecto de cansancio y envejecimiento y no existen cremas que puedan eliminar ese exceso, por lo que normalmente será necesario recurrir a la cirugía. Dichas operaciones son sencillas, aunque deben de ser altamente precisas para seguir manteniendo un estado palpebral y visual adecuado. Los párpados deben de seguir cerrándose completamente, porque de lo contrario, aparecerían problemas de ojo seco, irritaciones continuas y ulceraciones. A esta técnica quirúrgica se le denomina blefaroplastía y se puede realizar tanto en el párpado superior como en el párpado inferior.

El procedimiento se realiza a través del pliegue palpebral superior, quedando la cicatriz oculta, y en el párpado inferior vía externa o vía conjuntival. Se trata de una cirugía ambulatoria y con anestesia local. Tiene un posoperatorio de unas dos semanas aproximadamente aunque los resultados se empiezan a notar enseguida. El paciente estará en tratamiento con pomadas antibióticas durante la primera semana, y se aplicará frio local y protección solar mediante gafas de sol.

 

En ocasiones la blefaroplastía se puede asociar a otras técnicas quirúrgicas como la cejaplastia, cuyo objetivo es mejorar la caída de la ceja, creando así en conjunto, una mejora estética de toda la zona de alrededor del ojo. En otros casos se asocia a un lifting del tercio medio facial para mejorar no solo la estética periocular si no de la cara en general. Es importante visitar al especialista adecuado dedicado a la cirugía ocular plástica para valorar cada caso en particular y adaptar el tratamiento a las necesidades de cada paciente.